Sobre un asesinato de hace un año…

Cualquier docente de escuelas primarias recuerda esto:
Hace unos 8 o 9 años atrás comenzaron a aparecer en las escuelas del partido de San Vicente muchísimas «madres luchonas» con varios hijos… desde bebés hasta chicos con edades de unos seis o siete años. Eran MUCHISIMAS madres.

Hablo del recuerdo de los docentes porque a esos chicos, sus madres los anotaban en las escuelas con su propio apellido de soltera. Madres solas, que vivían (y deben seguir viviendo) de «planes» sociales. ¿Padres de esos hijos? Ausentes, por supuesto. Como si fueran inexistentes. Y lo más cmoún es que son diferentes padres biológicos para los diferentes hijos… de una misma mujer.

Al preguntarles el domicilio, la sorpresa: todas esas madres daban direcciones similares (ocupaban ilegalmente terrenos inundables en los fondos de la laguna Tacurú, o detrás del Frigorífico Meatex, en los alrededores de Korn, con total inacción y hasta con colaboración municipal) y provenían por lo general de barrios periféricos del partido de Lomas de Zamora. Al menos, eso surgía una y otra vez en la conversación con los docentes…

Claramente, hace unos nueve años hubo un arreglo entre los intendentes peronistas de ambos partidos: «Vos mándame gente, yo los recibo, los ubicamos en terrenos baldíos y a cambio, vos me conseguís esto y lo otro».
Historia vieja, conocida por todos y repetida hasta el hartazgo.
Hace casi cinco años, se acabó la llegada de gente al partido de San Vicente: cambió el signo político… hasta diciembre delaño pasado, cuano volvió a ganar el peronismo.
Ahora estamos en peligro de volver al pasado.

Hace alrededor de un año, el 15 de octubre de 2019, un joven de unos 15 años mató a cuchilladas a Berta Lassalle, una reconocida docente de la zona. La mató prácticamente en la puerta de su casa, cuando ella volvía de la panadería, para robarle el vuelto del pan…

Las imágenes de las cámaras de seguridad fueron claves para esclarecer el asesinato de Berta Lasalle.
Imágen de una cámara de seguridad que muestra a la víctima, segundos antes de ser atacada…

Ese asesino es alquien que hace nueve años atrás era uno de esos chicos de 6 o 7 años que llegaba a la zona desde otros barrios pobres, arreado como gaado por los intendentes peronistas junto con sus «madres luchonas»; llegaron aquí, él creció hasta ser el año pasado otro desocupado que no estudiaba ni trabajaba, y mató a una maestra jubilada, parte de la comunidad de ascendencia francesa (los Lassalle, los Frassón, los Hauché, etc.) que desde principios del siglo XX llegaban a la zona. Una vecina de 72 años que fue atacada en la calle Florida, entre Bolivia y San Salvador a eso de las 20:30, donde terminó en un charco de sangre, producto del grave ataque.

El joven de 15 años implicado en el brutal crimen de Berta fue apresado y prontamente liberado bajo custodia con una tobillera electrónica. Sin embargo, el juez revirtió su decisión y volvió a pedir su detención ya que lo consideró «peligro para la sociedad». Así, pocos días después la DDI de La Plata volvió a detenerlo… el joven no estaba en su domicilio en el momento del procedimiento policial y lo encontraron a las pocas horas en el domicilio de una tía en Villa Madero.

Hoy, ese asesino está suelto por haber sido finalmente declarado inimputable a causa de su edad. Vive a pocas cuadras del lugar de los hechos y en su barrio lo apodan «el mataviejas».

La relación causa / efecto es más que evidente. Y no digo que sean todos, sino que lo que vemos es lo más sobresaliente lo innegable, lo real.

Aquí, la nota completa:
https://www.eldiariosur.com/san-vicente/2020/10/15/un-ano-del-asesinato-de-berta-lasalle-en-alejandro-korn-el-unico-acusado-esta-libre-43209.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.